El importador, figura clave para vender nuestro AOVE en EEUU

España es el origen de la mayoría las importaciones de aceite de oliva de Estados Unidos, por lo que éste resulta un país más que interesante para las empresas de nuestro país. Pero si ponemos nuestro objetivo en tierras norteamericanas debemos estar al tanto de su marco normativo para que nuestro producto llegue y pueda comercializarse de acuerdo a la legalidad establecida.

Es así que hace algo más de un año la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) aprobó la Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos (Food Safety Modernisation Act-FSMA) y uno de sus cambios más importantes llegaba con los Programas de Verificación de Proveedores Extranjeros, PVPE (Foreign Supplier Verification Programmes, FSVP), que entraba en vigor el pasado 30 de mayo. Su objetivo es garantizar que tanto las empresas importadoras del país como los proveedores extranjeros aplican los mismos estándares preventivos a los productos que producen e importan que las propias empresas agroalimentarias estadounidenses.

En este caso, es el importador quien debe identificar y evaluar – en base a la experiencia, los datos de enfermedades, informes científicos y otras informaciones sobre el alimento- los peligros conocidos o razonablemente previsibles para cada tipo de alimento que introduce en el país, y  determinar si existen riesgos que requieran de un control.

Una vez realizada la evaluación de riesgos, el importador también es el encargado de establecer y seguir los procedimientos para asegurar que sólo se realizan importaciones procedentes de proveedores extranjeros aprobados. Por último, debe  llevar a cabo las actividades de verificación de proveedores correspondientes, basadas en evaluar el desempeño y cumplimiento  de los requisitos que en materia de seguridad se establecen con los actores de la Cadena de Suministro.

En definitiva, el importador es quien ha de verificar que los alimentos importados por Estados Unidos se han producido de acuerdo a las normas de seguridad establecidas por la FDA. De este modo, pasa a ser el responsable de dichos productos una vez pasan la frontera y son introducidos en EEUU, y su misión es la de garantizar la inocuidad de los productos importados y exigir las mayores garantías a las empresas agroalimentarias que exportan al país norteamericano.

Por todo ello, resulta fundamental que las empresas españolas estén familiarizadas con la nueva FSMA de modo que puedan exportar sus productos a EEUU con todas las garantías para que sus ventas sean un éxito.

El sector oleícola español tiene en EEUU a su principal mercado extra comunitario y desde el año pasado nuestro país es el principal origen las importaciones norteamericanas de aceite de oliva, superando a Italia. Por ello, las empresas que tengan puesto el foco en este país deben de prestar atención a todo lo que requiere la normativa para que sus exportaciones estén cubiertas con las máximas garantías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *