El AOVE y la necesidad de diferenciación

En un mercado con infinidad de marcas de aceite de oliva virgen extra, al que sólo por el hecho de tener esta categoría se le presupone de calidad, y más aún si viene etiquetado como Premium, la diferenciación puede ser una de las claves para atraer al consumidor.

 

Juan Vilar durante su intervención en la WOOE 2017.
Juan Vilar durante su intervención en la WOOE 2017.

Recientemente escuché al consultor y experto en el sector oleícola, Juan Vilar,  durante su intervención en la pasada World Olive Oil Exhibition (WOOE), hablar sobre este tema y decía que la innovación está al servicio de productor de AOVE, pero éste ha de ser lo suficientemente hábil como para ponerla a su servicio y conseguir la singularización de su producto, que le haga diferenciarse del resto de sus competidores.

Innovar pasa, entre otras cosas, por hacer que lo nuestro sea diferente a lo que ofrecen nuestros competidores, que tenga un valor añadido y un motivo por el que determinados clientes estén dispuestos a elegir lo nuestro y no lo de nuestra competencia. En unas ocasiones será el pakaging lo que marque la diferencia, mientras que en otras será lo que guarda el producto en sí lo que le hace diferente al resto.

Foto: Yo Verde.
Foto: Yo Verde.

Un ejemplo de esta diferenciación lo tenemos en Yo, Verde, que se presenta como “el primer AOVE que se vende en farmacias”. José Ramón Blanco, farmacéutico y responsable de este producto, y su padre, oncólogo, y miembros de una familia jienense de cuatro generaciones dedicadas tanto al cultivo y producción de aceite de oliva de calidad, como al sector de la salud, certifican que “este picual muy verde, procedente de cosecha temprana, posee un elevado contenido en antioxidantes naturales, provitaminas, polifenoles y aportes nutritivos que lo convierten en el mejor preventivo de enfermedades, por lo que también se vende en farmacias”.

 

Foto: Balcón del Guadalquivir.
Foto: Balcón del Guadalquivir.

Otro de los AOVEs que han querido diferenciarse del resto por la historia que tiene detrás, es Balcón del Guadalquivir, “el aceite de la Bética predilecto para Julio César”. Se trata de un zumo de aceituna de la gama de aceites vírgenes extra tempranos de la Almazara Cooperativa de San Felipe, cuya historia se remonta a la época de la Hispania Romana.

Según cuenta la leyenda, tras la conquista de la Hispania Romana, y una vez nominada la entonces ciudad de Beatia como capital de comarca, en una de las travesías de las brigadas romanas de Híspalis (Sevilla) a Cástulo (Linares) encabezadas por Julio Cesar, se detuvieron en la altiplanicie que ahora conforma la ciudad de Baeza, acampando durante varios días en su entonces frondoso campo de olivos. Allí pudieron la oportunidad de probar el entonces conocido como Oleum ex albis ulivis, aceite de oliva virgen extra procedente de las aceitunas sanas y verdes recolectadas a mano por libertos de los olivos plantados en el conocido SolariumBaetim (en Latín Balcón del Guadalquivir). Y tal fue el deleite, que según relata la leyenda, Julio César siguió disfrutando desde aquel momento y hasta el final de sus días, de aquellos aceites tempranos, allí y a su vuelta a la Ciudad Eterna.

 

AOVEs para niños

Casitas de Hualdo.
Casitas de Hualdo.

Y otro modo de diferenciar el producto es adaptándolo al paladar de los más pequeños de la casa. Esto es lo que han hecho firmas como Casas de Hualdo, que gracias a su AOVE Casitas de Hualdo conquista a los niños (y también a los mayores). Se trata de un virgen extra suave y aromático, con un diseño de fantasía que, sobre todo, les ayuda a crecer de forma saludable y equilibrada.

Además, Casitas de Hualdo entra con facilidad por los ojos gracias al imaginativo y colorido packaging, obra de Isabel Cabello (Cabello x Mure). La diseñadora ha convertido el envase en una fantasía en vidrio que refleja el carácter de este producto. Tanto, que incluso ha inspirado un cuento, El olivo mágico de Hualdo, a cargo de la periodista y guionista Teresa López Velayos. Una historia que también puede leerse como una receta para hacer magdalenas. Es sólo un ejemplo más de la versatilidad del AOVE y así puede comprobarse descargando el relato en www.casasdehualdo.com.

Vieiru Kids. Foto: As Pontis.
Vieiru Kids. Foto: As Pontis.

Y también para niños es Vieiru Kids, el nuevo aceite de oliva virgen extra ecológico que elabora Almazara As Pontis a base de aceitunas de la variedad Manzanilla Cacereña cultivadas en los olivares ecológicos de Sierra de Gata. Esta aceituna ha sido recolectada en su momento óptimo de maduración para obtener así un zumo natural ideal para los más pequeños de la casa, ya que tiene un sabor dulce, fresco y aromático, con frutados de hierba, tomate y plátano. Muy ligeros picantes y amargos, pero con una suave sensación vegetal y duradera.

Éstos son sólo algunos ejemplos en los que el producto, de uno modo u otro trata de diferenciarse. Porque ser diferentes al resto nos hace únicos.

 

2 comentarios en “El AOVE y la necesidad de diferenciación

  1. Sin duda, la diferenciación es un elemento clave en todo producto. Pero en el AOVE ya se ven propuestas de envasados (packaging) muy originales pero no tienen un desarrollo comercial posterior. Nos quedamos en lo externo, pero no entramos en el fondo. Todo desarrollo de un proyecto de diferenciación tiene que ir inmerso en un plan estratégico global de la compañía en el que se detalle el plan comercial y el de inversión en su desarrollo. El presupuesto de inversión debe ir más allá del coste de diseño de una nueva marca o envase. Todo lo demás, son fuegos de artificio.

    1. Totalmente de acuerdo, Miguel. No sólo vale tener un packaging bonito o una historia detrás del producto, el desarrollo de un plan comercial es fundamental. Gracias por tu comentario. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *