Descubriendo el olivar de Los Arribes del Duero

Entre la provincia de Salamanca y Zamora, a pocos metros de Portugal, con el río Duero como frontera natural, encontramos el Parque Natural de los Arribes del Duero, lugar que he tenido la oportunidad de visitar recientemente y que para mi sorpresa está inundado por un bello bosque de olivos centenarios. De camino al Pozo de los Humos podemos encontrar ejemplares de más de 600 años que se abren paso en el paisaje, haciendo más agradable el recorrido.

La mayoría de estos olivos, que pertenecen a pequeños agricultores, están cultivados en régimen de secano, donde se mezclan técnicas tradicionales con otras más avanzadas en la recogida de la aceituna, siempre que es posible el acceso.

Y es que, lo largo del Parque Natural encontramos olivares en laderas inaccesibles a la maquinaria moderna, constituidos en bancales, que es así como se conocen a las paredes de piedra construidas en las laderas de los cerros para evitar que las lluvias arrastren la tierra. Estas construcciones contribuyen a que la percepción sea la de una escalera gigante. Es por ello que los olivos que se encuentran en estas laderas únicamente se pueden trabajar de forma manual, y la recolección se hace mediante el sistema tradicional del vareo.

Variedades

En los Arribes del Duero predomina la variedad Manzanilla, aunque también podemos encontrar una pequeña proporción de Cornicabra. Pero la variedad autóctona es la Zorzal de Arribes.

Según una investigación realizada hace unos años por el departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba y bajo la dirección de Isabel Trujillo, se trata de una aceituna más alargada de lo normal, que madura más tarde, más resistente a la hora de desprenderse del árbol y con un rendimiento graso superior a la media.

Este estudio detalla también que el olivo de la aceituna zorzal es muy vigoroso y muy resistente al clima adverso y a las heladas que se producen en esta zona. El estudio concluye que, aunque pudiera asemejarse a la variedad Lechín de Sevilla, la zorzal de Los Arribes no coincide con ninguna otra de las que hay, a día de hoy, incluidas en el Banco de Germoplasma Mundial.

Esta variedad abunda, sobre todo, en los municipios de San Felices de los Gallegos y en Ahigal de los Aceiteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *