Montes de Toledo, tradición y calidad al servicio del AOVE

Entre especies amenazadas como el lince o el águila real, junto a jabalíes, corzos y venados se alza en el centro de la Península Ibérica un conjunto de cadenas montañosas, los Montes de Toledo. Su clima y su suelo poseen unas características excepcionalmente propicias para el cultivo del olivo, de cuyo fruto se extraen cada año algunos de los mejores aceites de oliva virgen extra de nuestro país.   Sus olivares pertenecen, en su mayoría, a pequeñas explotaciones familiares, que si las comparamos con las de otras zonas del sur del país, su producción es relativamente baja. Pero esto tiene una ventaja, permite a sus responsables cuidar “con verdadero mimo” su fruto para así conseguir unos AOVEs “de calidad insuperable”, […]