PCQI, requisito necesario para exportar AOVE a EEUU

Desde el 16 de septiembre de 2016 todas las empresas procesadoras de alimentos que exportan a EEUU deben de cumplir las reglas clave de la Ley FSMA (Food Safety Modernization Act), entre las que se encuentran contar con Personas Acreditadas en Controles Preventivos (PCQI). Así lo ha establecido la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (Food and Drugs Administration, FDA), cuyo objetivo es garantizar la seguridad alimentaria de todos aquellos productos procedentes del exterior de EEUU y prevenir las enfermedades que pudieran transmitir. Estas personas serán las encargadas de acreditar que sus alimentos cumplen con las normas de inocuidad establecidas por el país norteamericano.

Para adaptarse a esta normativa las empresas exportadoras deben contar con un Plan de Seguridad Alimentaria aprobado como exigencia para poder exportar a EEUU, que deberá ser realizado e implementado por el PCQI, que también se encargará de gestionar correctamente los controles preventivos. Por tanto, es prioritario para las compañías del sector alimentario con intereses en EEUU capacitar a su personal para adoptar el papel del PCQI y cumplir con la legislación estadounidense de seguridad alimentaria.

La Universidad de Jaén (UJA) ha impartido recientemente un curso para acreditar PCQI, dirigido por Guadalupe Fuentes, profesora del Departamento de Organización de Empresas, Marketing y Sociología de la UJA, y Rocío Martínez, profesora del mismo Departamento. Y tal y como publicaba OLEO Revista, Fuentes aseguraba que “la aprobación de esta nueva ley por parte de la FDA hace imprescindible la figura de una persona cualificada para cumplir con los requerimientos impuestos. Además, es obligatorio para las empresas que exportan y para las que tengan intención de hacerlo, incluidas las PYMES, a las que afectará esta ley a partir de septiembre de 2017”.

Este curso ha acreditado a varios responsables de empresas del sector, entre ellos al director técnico de producción y calidad de Picualia, Emilio Artero, que tras participar en esta formación, ha obtenido un mayor conocimiento, responsabilidad y garantías para cuando llegue el momento de poner en marcha la maquinaria exportadora, estar preparado y cumplir con toda normativa.

Foto: Picualia.

Estados Unidos es uno de los países donde más está aumentando el consumo de AOVE, y para muchos productores españoles estar en él supone una oportunidad a la vez que un reto debido a la enorme competitividad que requiere este mercado. Pero para ello, “no basta sólo con tener un partner o un agente, hay que generar relaciones y nexos comunes y estrategias win to win”, destaca Juan Antonio Parrilla, responsable de Marketing de Picualia, compañía que nació con vocación de proyecto internacional. Por lo tanto, “es una cuestión clave que con los esfuerzos y el trabajo que estamos realizando, tarde o temprano embarquemos con nuestros productos en este país”. Para ello están dando los pasos necesarios, sin perder de vista que el proyecto de Picualia es aún muy joven y queda mucho recorrido por delante.

Foto: UJA.

Este curso ha sido una dosis de realidad para saber en qué momento estamos y qué requisitos necesitamos para hacer realidad el proyecto exportador americano. No sólo basta con tener la BRC o IFS, normas muy en demanda por este tipo de países y con las que cuenta Picualia, también hay que desarrollar protocolos de seguridad alimentaria, formar a los empleados, gestionar bien los puntos críticos y poder ofrecer una garantía y calidad espectacular. Eso no sólo te garantiza una venta, te garantiza la continuidad y el crecimiento, destaca Parrilla.

“La labor del PCQI es la de garantizar la máxima calidad y trazabilidad desde el origen hasta el punto de venta. Hay que controlar todos los puntos críticos, tener claro cuál es nuestro producto: el ADN de la alimentación mediterránea, y a partir de ahí, construir el proyecto”, asegura el director de Marketing de Picualia.

Foto: UJA.
Foto: UJA.

Desde su punto de vista, esta certificación es muy necesaria “no sólo por los posibles controles que podamos tener dentro de las fronteras, sino porque éste es un perfecto mecanismo para obligarnos a hacerlo todo de la mejor manera posible.  Actualmente, estamos teniendo reuniones de equipo con los trabajadores de la almazara y en ellas se ponen de manifiesto muchos aspectos que van ligados a los criterios ‘FOOD DEFENSE’, por lo que es una auténtica satisfacción ver, en base a estos criterios, nuestra evolución como almazara que produce aceites de calidad”. Añade que la certificación “no sería necesaria si no tuviésemos un director de producción y calidad que cree en este tipo de certificaciones y que forma y educa día tras día a trabajadores y agricultores en estas cuestiones”.

EEUU es un país que tiene una filosofía muy anclada en la producción nacional y los últimos acontecimientos lo están demostrando. Persigue la garantía de que aquellos productos que se vendan allí pero que sean fabricados por terceros deben de cumplir los mismos requisitos tal y como si fuesen producidos allí, y sobre ese modelo se sustenta la FDA y la FSMA.

Foto: UJA.
Foto: UJA.

A partir de aquí, toda formación es poca, “empezando porque si no existe la figura del PCQI que responda administrativa y penalmente de cualquier anomalía en un producto, las empresas no serían capaces de llegar a ese país. Esta figura facilita las cosas y es un agente intermediario entre el país de destino y el país de origen. Ahora bien, deberán de cumplirse todos los trámites burocráticos y de calidad del producto que exige el mercado estadounidense”, destaca el responsable de Marketing de Picualia.

Además, señala que “los incrementos del consumo de AOVE en estos países hacen que crezcan exponencialmente las posibilidades de entrar con un buen producto en un mercado, salvando las leyes estatales que algunos estados imponen, es muy factible llegar y generar ventas en dicho mercado, al menos por ahora”.

Además de la UJA, hay otras entidades que proporcionan formación en PCQI en diferentes partes de nuestro país, así que no perdamos de vista al gigante norteamericano porque dará mucho que hablar en cuanto a consumo de AOVE en los próximos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *