“Debemos gritar a los cuatro vientos las propiedades y beneficios que nos aporta el consumo de AOVE”

Laura González.
Laura González.

¿Cómo apreciar un virgen extra frente a otro tipo de aceites? ¿Y cómo elegirlo? ¿Qué decir a aquéllos que lo consideran un producto caro? ¿El AOVE caduca? ¿Qué debería saber el consumidor sobre el AOVE? Todas estas preguntas y otras más nos las responde Laura González, licenciada en Ciencias Químicas por la UCM, Máster en Olivar, Aceite de Oliva y Salud y Experta Universitaria en Cata de Aceites de Oliva Vírgenes, ambos por la Universidad de Jaén, coautora (junto a Cristina Garrido) del blog AOVE Sour&Hot ,además de subcampeona de Cata de AOVEs en el I Campeonato de Catadores por equipos en Priego de Córdoba 2016 y 2º Premio AEMO 2017 por la divulgación de la Cultura AOVE. Con este currículum quien mejor que ella para aportar luz y conocimiento al consumidor, que tanto la necesita.

 

AOVERO: Como prescriptora y experta en cata de AOVE, ¿qué debería saber todo consumidor acerca del AOVE para que su consumo se incremente frente al de aceite de oliva?

Laura González (L.G.): En mi opinión sería más interesante que se incrementase el consumo de aceites de oliva en general, para todo, frente a los de semillas, reduciéndose el consumo de girasol o coco, que se está poniendo tan de moda. Centrándome en la pregunta, el consumidor debería saber que la diferencia fundamental entre un AOVE y un aceite de oliva a secas es que este último es un aceite refinado, se obtiene mediante un proceso industrial al tratar aceite de oliva lampante, y no tiene tantas propiedades saludables como un virgen o virgen extra. El aceite de oliva es una grasa plana, sin olor, color, ni sabor, a la que se le añade una pequeña cantidad de aceite de oliva virgen para aportarle esos atributos perdidos durante el proceso industrial. Por el contrario, el aceite de oliva virgen extra (AOVE) es el zumo de la aceituna, una grasa extremadamente saludable que además de un alto contenido en ácido oleico tiene una pequeña fracción de compuestos muy beneficiosos para nuestra salud, los polifenoles, que lo hacen único en el mundo.

AOVERO: Desde tu punto de vista, ¿cómo se debería trabajar para que el consumidor tuviera más información sobre este producto tan rico y beneficioso para la salud? ¿Quién o quiénes deberían hacerlo?

L.G.: El organismo “oficial” encargado de fomentar el consumo de aceites de oliva es la Interprofesional, que recibe una cantidad de dinero de los productores de aceite para este fin. Hacen una labor fundamental pero desde mi punto de vista, escasa. Hace falta un bombardeo de publicidad constante sobre los aceites de oliva. Hay que concienciar a la población de la riqueza que tenemos a nuestro alcance, gritar a los cuatro vientos las propiedades y beneficios que nos aporta su consumo. Todos bebemos Coca Cola y cerveza, pero aún así seguimos recibiendo todos los días publicidad de estos productos, ya están asentados en nuestra rutina pero seguimos oyendo hablar de ellos a diario. Siendo primeros productores mundiales de un alimento extremadamente saludable no podemos permitirnos que haya noticias cada dos por tres sobre la caída del consumo nacional de aceites. Muchos aportamos nuestro granito de arena como podemos, pero hace falta mucha más difusión.

AOVERO: A nivel consumidor, ¿qué diferencias básicas deberíamos encontrar entre un AOVE y un aceite de oliva?

L.G.: Una persona sin conocimientos sobre aceite y no entrenada en la cata de AOVEs puede diferenciarlos con un poco de habilidad. En primer lugar y, a pesar de que es lo primero que nos entra por los ojos, debemos dejar el color que tenga el aceite de lado, y centrarnos en su olor. Un buen AOVE nos va a recordar a naturaleza, a campo, a hierba, tomate, frutas, a productos vegetales frescos. En cambio, los aceites refinados y los de mala calidad no huelen tan bien. Debemos evitar los aceites que nos recuerden al olor de la fábrica, a vinagre, a rancio, aunque estos son los aromas a los que el consumidor está más acostumbrado y en la mayor parte de ocasiones se asocian a algo positivo.

AOVERO: Una vez que estamos en el lineal, donde no podemos probar el producto, ¿qué pautas deberíamos seguir para hacer una buena elección?

L.G.: Esto es muy complicado, desafortunadamente. Aunque te recomiende las marcas productoras de los mejores aceites nadie te puede garantizar que en un supermercado el producto ha sido tratado correctamente. Los principales enemigos del aceite son la luz, el calor y el oxígeno, este último al estar la botella cerrada en la tienda, en este caso, no nos importaría, pero nadie nos puede garantizar que esas botellas no han estado cerca de la luz solar o de una fuente de calor antes de ser colocados en el lineal. Lo más importante es comprar aceites dentro de la campaña actual, a ser posible en botella opaca que evite el paso de la luz. Si han pasado más de tres meses desde su envasado mejor que los aceites estén filtrados, así nos aseguramos que no haya degradación por el agua que pueda contener. Es muy recomendable comprarle al productor directamente para asegurarnos la adquisición de un producto en excelente estado.

AOVERO: ¿El AOVE caduca? ¿Cuánto aguantan sus atributos y propiedades desde que se envasa?

L.G.: Si entendemos por caducar el que un producto pasada una fecha determinada pase a ser perjudicial su consumo, entonces no, no caduca, pero sí hay que tener en cuenta una fecha de consumo preferente. No hay reglas fijas, entran en juego muchos factores como la variedad de aceituna y su composición de ácidos grasos, la cantidad de polifenoles que tenga el aceite, ya que son excelentes conservantes del mismo y la forma de conservarlo. Se podría decir, de forma general, que pasado un año el aceite empieza a perder propiedades, aunque como bien digo algunos pueden haberlos perdido ya para esa época y otros seguir estupendos. Yo siempre recomiendo consumir aceites de la campaña actual, para que sea más fácil acertar.

 

 

AOVERO: ¿Qué dirías a aquellos que consideran que el precio del AOVE es caro?

L.G.: Que no es cierto. Depende del valor que se le de a la salud de uno mismo. Hay un amplio rango de precios en los aceites que los hacen aptos para todos los bolsillos, aunque también depende de con qué se compare. Hay que pensar en lo saludable que es el producto y el tiempo que dura en nuestra despensa, nadie pone pegas al jamón de pata negra, a un buen vino o a un solomillo, todo esto es mucho más caro que el aceite y se paga sin dudar, además se consume en un día. Al igual que si fumas, una cajetilla te va a costar mucho más cara que un litro de AOVE, te dura mucho menos y te mata poco a poco. Con el aceite de oliva virgen extra se gana salud, está riquísimo y te puede durar hasta un mes la botella de medio litro.

Infografía de I Love Aceite.
Infografía de I Love Aceite.

AOVERO: ¿Y a aquéllos que consumen AOVE sólo en crudo y cocinan con aceite de oliva u otros aceites como el de girasol?

Infografía de AOVE Sour&Hot.
Infografía de AOVE Sour&Hot.

L.G.: Esta práctica está muy extendida y es un ejemplo más de la falta de información que hay sobre este producto. Se están perdiendo un sinfín de combinaciones que les sorprenderían mucho. Cocinar con aceite de oliva virgen o virgen extra es la opción más saludable, no sólo por el alto contenido en oleico que nos aporta, que es excelente para nuestro sistema cardiovascular, sino también porque cocinando con AOVE los alimentos absorben menos grasa, mantiene los nutrientes en buen estado, se puede reutilizar y ensalza el sabor de los alimentos pudiéndose hacer maridajes muy interesantes. Es excelente incluso en repostería. Les invitaría a comprarse una botella de un buen AOVE y experimentar, ya no habrá vuelta atrás.

 

AOVERO: Desde el blog AOVE Sour&Hot,  junto a Cristina Garrido, con el que habéis ganado el 2º Premio AEMO 2017 a la divulgación de la Cultura AOVE, realizáis una gran labor como prescriptoras de este producto sin casaros con ninguna marca, pero ¿consideras que las propias empresas deberían trabajar más para mejorar la imagen de su producto y del sector? 

L.G.: Hay muchas empresas muy concienciadas con la importancia de fomentar las bondades de los AOVEs y que lo están haciendo fenomenal, otras no tanto. Es cierto que como empresa tiene que ser muy complicado hablar de un producto de forma genérica sin favorecer el tuyo, por eso creo que lo más importante es la unión en el sector de los aceites. Además de la formación, para poder hablar con propiedad mientras vendes aceites y evitar confundir al consumidor. De esta forma que cada uno desde su posición cree cultura virgen extra. Es muy importante la innovación y dejar de copiar lo que hacen el resto de empresas y sobre todo, es imprescindible, llegar al consumidor, que es la gran asignatura pendiente en este sector. Los consumidores compran grasas más baratas y menos saludables, en muchas ocasiones, porque no saben lo que se están perdiendo y eso es porque no les llega el mensaje correcto.

Infografía de AOVE Sour&Hot.
Infografía de AOVE Sour&Hot.

3 comentarios en ““Debemos gritar a los cuatro vientos las propiedades y beneficios que nos aporta el consumo de AOVE”

  1. Entrevista muy dibulgativa. Si la mitad de los españoles conocieran la respuesta correcta a la mitad de las preguntas, seguro que el consumo del AOVE se multiplicaría por diez.

  2. Es una gran catadora y profesional del aceite de oliva, felicitaciones por la nota muy interesante, ojalá sirva para que el consumidor tome conciencia de lo que se lleva a la boca y conozca las propiedades del Aove

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *